• webjorge
  • webjorge2
  • webjorge3

Clima organizacional

Desarrollo del talento
Identificamos fortalezas y oportunidades...

Executive Coaching

Executive Coaching
Está enfocado en la conquista de resultados...

Equipos de alto rendimiento

trabajo en equipo
Desarrollamos programas de entrenamiento...

Capacitación en ventas

negociacion y ventas
Desarrollamos entrenamientos específicos...

Capacitación en servicio al cliente

servicio cliente
Desarrollamos entrenamientos específicos...

Capacitación en habilidades directivas

liderazgo
Desarrollamos programas de entrenamiento...

110 1

Señales de que aún no se está preparado para ser jefe

¿Tienes un gran dominio técnico de tu área, hablas más de un idioma, cuentas con varias especializaciones en el CV, pero aun así la tan soñada promoción no llega nunca? Tal vez el problema sea de tipo comportamental. Algunas actitudes no van bien en ninguna empresa y pueden estar espantando al deseo de obtener un mejor cargo. ¿A qué nos referimos? En ILM hemos identificado algunas de éstas y las queremos compartir contigo:

  • Estar interesado sólo en los beneficios

¿Además de un mejor salario, tus motivaciones a la hora de luchar por un ascenso son conseguir una oficina privada con baño propio, tener un auto a disposición para compromisos de trabajo y conseguir el derecho al estacionamiento de la empresa? Si la lista continúa con ítems de ésta índole es momento de replantear tu ambición. Las recompensas materiales son importantes, está claro, pero no deben ser la única razón para que alguien  busque un mejor cargo.

  • No tener control sobre las emociones cuando algo no  sale como lo planeado

El control emocional es uno de los factores más observados en un proceso de promoción, ya que un jefe necesita saber lidiar con sus emociones y con las emociones de otros. “Quien suele gritar, imponer ideas, corregir colegas con la intención de despreciarlos, criticar la experiencia u opiniones propuestas, ciertamente tendrá dificultades en conquistar la confianza del equipo.” Dice Pricilla Bellizzi, coach especialista en ambiente organizacional. Sucede lo mismo con las personas que se irritan o se desesperan con facilidad frente a los problemas. “Tales actitudes transmiten falta de credibilidad y desequilibrio emocional. Si un jefe actúa así en una situación crítica, los directores se sienten sin dirección, pues no tienen con quién contar”, completa la coach.

  • Tener miedo a hablar en público

Desde facilitar una ponencia en un congreso internacional, presentar un nuevo proyecto para el gerente general de la empresa o dirigir una reunión para un equipo de gente nueva, no importa. Si sueñas con nuevos horizontes profesionales comienza desde ahora a entrenar la comunicación -  no es que tengas que hacer un curso específico. Ejecutar en el día a día la capacidad de exponer ideas también es una buena práctica. Sugiero, además, evaluar si ese miedo de hablar en público no significa falta de confianza en sí o el hecho de querer evitar críticas.

  • Te incomodas cuando tus colegas destacan, por miedo a ser superado

Es una señal de inseguridad y falta de madurez el no lograr entender que el crecimiento del equipo está reflejado en el destaque de cualquiera de sus miembros ya que cuando uno sobresale el equipo entero sobresale. Otra razón para esa incomodidad es la negligencia en la propia trayectoria profesional. El miedo de parecer incompetente frente a otros colegas puede ser debido a la inseguridad sobre las capacidades.

  • Falta de equilibrio entre lo personal y lo profesional

La búsqueda del equilibrio entre la vida personal  y profesional es uno de los mayores desafíos  para los jefes. Buscar el término medio donde tomen su lugar es clave porque cuando no existe este equilibrio existen ciertos comportamientos inconscientes que afectan las relaciones en el trabajo lo cual implica un deterioro de la propia imagen. Finalmente una persona con una vida personal ordenada va a demostrar esta estabilidad en la oficina lo cual se extiende a su relación con las personas con las que trabaja.

  • No saber delegar

Un buen jefe muestra los resultados a través del éxito de las personas que dirige. Es así como él enseña y desarrolla al equipo para poder ocuparse de funciones más estratégicas. El profesional que considera una pérdida de tiempo delegar tareas o cree que haciendo las cosas solo será más rápido, probablemente, no va a conseguir asumir ninguna posición de liderazgo. Los jefes precisan confiar en su equipo, pues el resultado será la suma del buen desempeño de todos los que él lidera. Una de las desventajas de ser un jefe centralizador es que la empresa deja de innovar, pues enseñar al equipo a participar más de los procesos puede generar nuevas soluciones.

  • Falta de gusto por el trabajo en equipo

No siempre es fácil trabajar en conjunto, pero es extremadamente necesario para conseguir buenos resultados en la mayoría de las empresas. Si existe dificultad en dividir tareas, debes cambiar con urgencia el propio comportamiento. Tener una buena relación con los colegas, saber oír, opinar y discutir ideas son importantes características de quien quiere una promoción. Aunque surjan conflictos, muchas cabezas piensan mejor que una. Es imposible imaginar un jefe con dificultades para dividir responsabilidades, lidiar con diversidades y, principalmente, construir y actuar a través de personas.

  • Inmadurez

Actitudes infantiles como quitarle el habla a un colega por divergencia de pensamientos, hacer comentarios desagradables o indiscretos, querer llamar la atención de los jefes en reuniones, hacer bromas fuera de lugar, entre otras, demuestran falta de madurez y postura. Son acciones que comprometen la imagen del equipo y que pueden generar falta de confianza y seguridad entre sus miembros y hasta en quien observa la situación desde afuera.

  • No prestar atención a lo que la gente dice

Saber escuchar - colegas, jefes, gente de otros departamentos, clientes – es una de las principales habilidades de un jefe, pues es a través de la escucha que se puede identificar necesidades de generar empatía. Asumir un nuevo reto  en la carrera significa saber lidiar con personas y con la subjetividad y complejidad humana. Es preciso desarrollar y aplicar habilidades comportamentales que permitan negociar, mediar relaciones y saber tomar decisiones.

  • No hacerse notar lo suficiente

A veces se evita por “vergüenza” o inseguridad el ser notado, sin embargo cuando uno obtiene un logro laboral es importante destacarlo. Es importante conseguir el reconocimiento y éste se demuestra con actos nobles como felicitar al equipo con el que trabajaste para poder obtener el mérito. Ojo que esto no se debe confundir con arrogancia ni desdén.

  • No darle importancia a la imagen

El vestirse adecuadamente es un detalle importante que puede marcar la diferencia. Asumir una jefatura incluye también tomar en cuenta la imagen. Si quieres ser un jefe debes tener la “pinta” de jefe. Por eso no se debe de abusar dell hecho de que existan los viernes casuales, esto no significa que vayas con sandalias y bermudas. 

  • Ser ejemplo de compromiso

Si llegas tarde a la oficina usualmente o tienes actividades luego del horario laboral - por lo que eres el primero en retirarte al final del día - o si eres de los que suelen tener mayor ausencia al trabajo los lunes y viernes, son claras señales de cuáles son tus prioridades y por ende tus posibilidades de liderar a un equipo disminuyen. Ser impuntual, no concluir con las tareas diarias, tomar más permisos de los usuales es un excelente indicador para no ser considerado para ser promovido.

  • Ser proactivo

¿Qué puede ser menos deseado en un colaborador que el hecho de que no “colabore”? Hay actitudes dañinas que harán que nuestro sueño del ascenso sea sólo eso. El no involucrarte con las actividades distintas además de las de tu puesto, cuestionar decisiones o renegar sobre tareas menores –arreglar la máquina de café, engrapar hojas correctamente, revisar la redacción de los correos e informes -  demuestran la escasas posibilidades que tiene la empresa o tu jefe para contar contigo y son buenas razones para que ellos tampoco tengan un compromiso contigo. Estos comportamientos hacen que no sea un candidato interesante para el puesto y cuando sepan que no te limitas a tus tareas y estas dispuesto a desarrollarte será una alerta que te puede hacer más interesante.

  • alconsa
  • antamina
  • astrazeneca
  • austral
  • avon
  • bbva
  • bosch
  • cosmos
  • eivisac
  • fleischmann
  • globenatural
  • horizonte
  • e-lan
  • kendle
  • lindley logo
  • maersk
  • pluspetrol logo
  • scotiabank
  • bosch
  • sgs logo
  • tetrapack
  • upacifico
  • visanet
  • zinsa
  • APMterminals
  • CementosPacasmayo
  • americatel
  • biosym
  • caritas logo
  • coga
  • Cormin
  • Enersur GDF Suez
  • FRESNILLO
  • Fima
  • dentaid
  • logoMainPic_10066679
  • Indumotora
  • Laensenada
  • LindeGas
  • QUIMICA SUIZA
  • interforest
  • mepsa
  • Pacifico
  • PricewaterhouseCoopers
  • RPP
  • Ransa
  • Skanska
  • pacific stratus logo
  • Techint
  • UPC
  • UPN
  • VivaGyM
  • Volcan
  • logo_odebrecht
  • Logos WEB
  • OAS
  • bsa logo
  • clorox
  • grupo pana logo
  • sbs
  • GfK_new_logo
  • Sin título-1
  • ache logo
  • boehringer ingelheim logo
  • logo luz del sur
  • logos tecsur
  • itaú logo
  • komatsu logo
  • lilly logo
  • makro logo
  • mangels logo
  • medial saude logo
  • O boticario logo
  • mercedes benz logo
  • nestle logo
  • petrobras logo
  • philips logo
  • rhodia logo
  • SABESP logo
  • TUPY LOGO
  • Wickbold logo
  • roche - logo
  • transpetro logo
  • volkswagen logo
  • LOGICALIS
  • SIMED
  • TAWA
  • Trafigura
  • menorca
  • BAT
  • CCR
  • CLARETIANO
  • EUROFARMA
  • SCANIA
  • honda
  • ADM Company
  • adp - aeropuertos del perú
  • masisa Copiar
  • senati
  • texfina Copiar
  • unicon Copiar
  • aceros
  • cce
  • equifax
  • galderma
  • sancela
  • tecnofarma
  • unacem
logo-ilm-pie
Calle Monte Rosa N° 233, Of. 605 - Chacarilla, Surco
Central: +511 6248740

No te pierdas las últimas novedades!
Mantente conectado.